2 de febrero de 2008

Despedida


Una de las ventajas -acaso la única- de no existir para el mundo, es que un hombre puede desaparecer.

10 comentarios:

Agurdión dijo...

No sé qué decirte, hombre. No sé si lo mejor hubiese sido guardar silencio, pues el hecho es que no te voy a hacer cambiar de opinión. Sólo te digo que nada asegura que vaya a ser definitivo. Creo que acabarás volviendo, aunque para eso haga falta tiempo.

Cristina dijo...

Hay lecturas asombradas y por ello silenciosas.

Suerte en el viaje.

Y si es posible, deja alguna señal.

Anónimo dijo...

Error.

BUDOKAN dijo...

Me ha gustado por demás este cuadro que con las palabras que lo acompañana parece desintegrar en un azul al pequeño hombre que lo habita. Saludos!

Noelinha dijo...

Sabes que nunca me gustou dicir adeus.

Agora non vai ser menos.

Robert Walser DNI dijo...

Empiezo a leer tu blog, acabo en 2008 y leo la ventaja de desaparecer. No seas imbecil anda.

poliptoton dijo...

Suerte.

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Te decía en el comentario a un post anterior, que allá donde desarrolles tu espacio virtual, espero que te sientas libre.
Perzival, gracias por tu significativa bitácora, ¿te reencontraremos en otro lugar?.

Sea como fuere, te envío un abraxo.

Anónimo dijo...

Seguro que volverás, pero con los bolsillos llenos de nuevas experiencias.

Sifueraamarillo.

Pablo Ignacio dijo...

por favor, llevo años buscando esa pintura. necesito saber quien lo pinto.

gracias.