9 de julio de 2007

El cine es todavía más grande

Hace casi dos años que dejó de emitirse el programa ¡Qué grande es el cine! de TVE, y parece que el nombre de José Luis Garci ha quedado unido a un espacio que, a tenor de lo que nos puede indicar un breve y no muy exhaustivo paseo por la red, podemos decir que ha dejado huella. La programación cinematográfica de los canales televisivos (la única, a mi entender, que justifica la existencia de dichos canales) ha empeorado notablemente desde que en diciembre de 2005 el (mal) director asturiano se despidió con Fresas salvajes, de Ingmar Bergman.
Partimos de la base de que ¡Qué grande es el cine!, en sus diez años de duración, emitió los mejores filmes de Welles, Mizoguchi, Ozu, Lang, Rossellini… En cuanto a la selección de títulos, poco habría que objetar, aunque se hubiera podido buscar una mayor coherencia en cuanto al orden en que fueron emitidos. Bergman no apareció hasta el final, el documental fue ignorado y durante algunos meses se insistió con westerns de serie B que poco o nada añadían a Ford, Hawks o Peckinpah. En cuanto a los cines periféricos, tan sólo apare
ció el asiático, casi siempre de la mano de japoneses consagradísimos (aunque también se hizo un hueco a Imamura y la inolvidable Balada de Narayama); el cine latinoamericano fue ignorado, y ni Torre Nilsson ni el documental político que cambió el género tras la Revolución cubana tuvieron cabida en el espacio de Garci.
En todo caso, podríamos considerar que como espacio de divulgación del cine clásico más consolidado ¡Qué grande es el cine! cumplió una inestimable labor. Y, sin embargo, también por este flanco cabría atacar. El empeño en emitir copias dobladas de películas como El halcón maltés o Ciudadano Kane, que probablemente son más fáciles de conseguir en versión original subtitulada que en la correspondiente versión española, resultó una pésima decisión. Máxime cuando filmes como La dama de Shanghai y Ladrón de bicicletas, entre otras muchas, siguen contando con un doblaje predemocrático, que desvirtúa buena parte del argumento y hace ver a Orson Welles comentando que mató a alguien “en Trípoli”, cuando en realidad está vanagloriándose de haber matado a “un
espía de Franco”, o la vergonzosa y cristianísima voz en off de los últimos segundos del filme de Vittorio de Sica, que en ningún caso existían en el original. Y qué decir de los anuncios. Los cortes publicitarios de 12, 13, 15 minutos, en mitad de Cuentos de la luna pálida de agosto o de Los verdugos también mueren son la forma más prístina de escarnecer y emponzoñar una obra maestra.
Por último, los contertulios merecen capítulo aparte. La mayoría de ellos, sencillamente, no sabían de cine, y en los últimos años, el plató se llenó de gentes del PP (Juan Antonio Gómez Angulo, Sánchez Dragó, Fernando Rodríguez Lafuente, Pío Cabanillas, Luis Alberto de Cuenca), con los que Garci
quiso visualizar sus nuevas lealtades políticas. Jamás vimos, sin embargo, a grandes críticos como Carlos F. Heredero, Alberto Elena o Ángel Fernández Santos. Por suerte, la presencia de Miguel Marías (definido acertadamente por Iván Reguera como “rata de filmoteca implacable, un tipo con ojo, con una memoria acojonante y con un sentido del discurso cinematográfico envidiable”) compensó otros despropósitos y sin duda, fue un privilegio escuchar sus comentarios, llenos de inteligencia y de amor al cine.


4 comentarios:

Noelinha dijo...

¡Que grande é Perzival!

(algo é algo, ¿non? Nunca aturei as tertulias de Garci)

Cristina dijo...

Como comento en El Bosque, con el coloquio de Ordet (Dreyer)comprendí que hasta entonces no había visto cine. De aquella época, Marías, Lamet (creo) y Cobos, es de la que mejor recuerdo tengo.Hacían un equipo interesante y ameno, aportando diferentes puntos de vista. Cobos a veces me alteraba los nervios, pocas veces terminaba una frase, y te copio, porque coincide con mi punto de vista sobre ellos:

"De los demás invitados, a quienes Garci llama sus «amigos», Juan Cobos me hace muchísima gracia. Qué barbaridad. Un día iba por la Quinta Avenida de New York cuando le llamó Nicholas Ray desde un taxi y le grito: «Johnny, dale recuerdos a Orson Welles». Otro día le telefoneó Budd Boetticher para preguntarle la dirección de Randolph Scott. Sabe que los mejores «cocktails» son los del bar del «Algonquin», pero cambian mucho cuando los prepara Dick, de cuando los prepara Charlie. «Es que Charlie les da un toque de ginebra», interviene Garci con humor. Jamás vi a persona más cosmopolita que a Juan Cobos, que debió haber sido un activísimo hombre de relaciones públicas. En cambio, los que verdaderamente entienden de cine son Miguel Lamet, Eduardo Torres Dulce y Miguel Marías. Da gusto oírlos cuando se reúnen los tres." (J. I. Gracia en www.llanes.as)

lukas dijo...

ES verdad, se echa de menos este programa, yo la verdad es que seguía poco los debates y muchos eran hartantes, coincido con el crítico en que el mejor es Marías, al menos el más cinéfilo tipo Cahiers..., que es por lo que yo me decanto. Me perdí Ordet, no sólo ahí sino en filmo de Madrid, siempre, es mi peli maldita!

Ali dijo...

Sí, se echa de menos. Cada vez hay menos que ver en la tele (y ahora en verano, peor).