31 de diciembre de 2007

El mejor cine de 2007. Una lista subjetiva

Esta entrada tiene como objetivo mostrar una lista de las 10 mejores películas de este año, entendiendo como tales no las que hayan sido rodadas o estrenadas en 2007, sino las que yo he descubierto este año al verlas por primera vez (no se incluyen las que ya han sido reseñadas en este blog). Se trata, por lo tanto, de una lista completamente subjetiva.
Espero que la lista tenga interés para alguien; en caso contrario, tampoco tiene
importancia: otro año lleno de películas nos espera, y si este blog sobrevive para finales de 2008, la experiencia de este año dirá si son necesarias más listas o no.

1- Primavera tardía, de Yasujiro Ozu: otra vez Ozu ofrece un argumento tan trivial como trillado en su filmografía: la chica joven a la que buscan marido y no se quiere casar. Planos fijos, cámara aferrada al suelo, banalidad a raudales: y, una vez finalizada la película, la sensación de haber asistido a una rotunda obra maestra, a una contundente lección de cine y de vida que va dejando un sedimento tan potente que al cabo de dos horas la conclusión es que después de ver a Ozu nadie es la misma persona.


2- Nuestra música, de Jean-Luc Godard: a pesar de que Godard lleva más de dos décadas convertido en un cineasta invisibilizado y hermético, sus últimos filmes se cuentan por obras maestras. En esta ocasión, ofrece un lucidísimo ensayo político y literario en forma de película y demuestra que no hay ningún cineasta vivo que pueda comparársele. Godard hace años que juega en una categoría distinta a la del resto de los mortales.


3- Sin novedad en el frente, de Lewis Milestone: la carnicería sin sentido de la Primera Guerra Mundial, vista desde la perspectiva de una juventud alemana llevada al matadero por una intelectualidad degenerada y fúnebre. Milestone, con una estética de cine mudo (la película es de 1930), compone un terrible cuadro del triste camino desde el pupitre hasta la muerte en una batalla absurda.

4- La vida y nada más, de Bertrand Tavernier: otra vez la Gran Guerra, ahora en Francia y de mano de un Tavernier, en su –de largo- mejor película. Tres años después del armisticio, dos protagonistas moralmente destrozados por las consecuencias de la guerra son incapaces de amarse sobre un fondo de muertos y desaparecidos. Philippe Noiret, muy lejos de sus papeles habituales, borda una interpretación de militar desengañado.

5- Vete a saber, de Jacques Rivette: es casi un anciano –como Godard-, pero en 2001 Rivette rodó una sencilla y sorprendente obra maestra sobre el mundo del teatro con el bufón Sergio Castellito convertido en buscador de perdidas joyas literarias. Estupendos personajes, diálogos acertadísimos y música en su tono justo.



6- Harakiri, de Masaki Kobayashi: esta película es al cine de samurais lo que Fort Apache y Sin perdón son al western: una valiente y poderosa desmitificación, con el añadido de que Kobayashi va mucho más allá al mostrar una cruda realidad de clases sociales en el Japón del siglo XVII con la tensión narrativa digna de un maestro.


7- El puente de Waterloo, de Mervyn LeRoy: tristísima historia de amor entre militar y balarina, con una extraordinaria Vivien Leigh y la prostitución como mar de fondo, uno de los más creíbles y logrados melodramas románticos de todos los tiempos.


8- Pelle el conquistador, de Bille August: historia de un anciano analfabeto, viudo y desengañado con un trabajo esclavizante y su pequeño hijo Pelle como única esperanza. Una obra, temática y estéticamente, semejante a El árbol de los zuecos de Ermanno Olmi con el añadido de un magistral Max von Sydow.


9- Ossessione, de Luchino Visconti: la ópera prima de Visconti consigue construir un clásico del cine negro con escasos medios y estética neorrealista. Versión de El cartero siempre llama dos veces muy superior a la de Tay Garnett, salvo por el detalle de la actriz protagonista (muy lejos de Lana Turner).

10-El último metro, de François Truffaut: única incursión explícita de Truffaut en el campo de la política, con una alentadora y emotiva visión de la resistencia contra la ocupación nazi focalizada en un grupo de teatro. Por una vez, tuve la sensación de que Truffaut se implicaba hasta el fondo y daba lo mejor de sí mismo en la película, y me pregunto por qué no lo habrá hecho con más frecuencia.

5 comentarios:

Daniel Quinn dijo...

Bueno bueno, los Ozu, Godard y Rivette sin comentarios, están entre mis favoritos y esas películas también. Quizás de Rivette prefiero otras antes que Vete a saber, pero no quita que sea una auténtica joya. Además, lo que son las cosas, la ponen esta noche en la 2. Buena programación para cerrar el año :)
También me alegra ver El último metro, que se suele descartar por académica y todas esas cosas pero me gusta mucho. El Tavernier lo tengo pendiente; es un director que a veces me gusta bastante y otras no tanto, pero no eres el primero que señala La vida y nada más como su mejor obra.
Y también me has recordado un deber ineludible, ver más cosas de Kobayashi, como Harakiri o La condición humana, ya que sólo conozco Kwaidan.

En fin, buena lista.
Un saludo!!

faraway dijo...

No dejen de ver Rebelión del gran Kobayashi. A la altura de Harakiri, de verdad.

Perzival dijo...

Gracias por los comentarios y por la recomendación. Lo cierto es que tuve la suerte de ver Harakiri en versión original en una de esas insólitas madrugadas de canal autonómico.

Feliz año a ambos, y salud.

BUDOKAN dijo...

Muy bonita y ecléctica lista la que nos entregas donde hay cine para todos los gustos. Te deseo un muy feliz año nuevo!

Rain (Virginia M.T.) dijo...

De tu antología, las que he visto son El último Metro y Qué bello es vivir.

Una falta mía ha sido aún no espectar el film de Godard, que si no yerro, la proyectaron en un cine club y no pude ir. No se halla en las videotecas. Así que queda insistir en esos stands especializados...

Tu apreciación acerca de Qué bello es vivir, se aprecia impecable. Sólo añadiría que esas escenas del baile bajo la lluvia son tan poderosas que se quedan grabadas en la memoria afectiva.
Cómo algunos afirman que es una película edulcorada, es la pregunta o la reflexión. Eh, en fin :)

Acerca de los otros films de los que hablas, me intereso por todos y los apunto en lugar especial de mi notebook.

Un gran salute.